A quién escogemos amar y por qué – Buscamos una imagen con la que nos identificamos

Comunicar, conocer, estar en contacto con otros, es la esencia más pura del ser humano. A lo largo de los años vamos a cruzarnos y encontrarnos con miles de personas que van a subirse al tren de nuestra vida. Unas transcurrirán con nosotros un trayecto muy largo, mientras otras harán sólo una simple parada. Según la psicóloga Irina Chesnova, saber a quién escogemos para amar y el por qué solo tiene una explicación.

1. Buscamos una imagen con la que nos identificamos

Conocer a una persona y sentirnos altamente atraídos por ella, es un proceso que realizamos de forma inconsciente. Aunque siempre guiándonos por imágenes que hemos ido interiorizando a lo largo de nuestra vida de esas personas que han participado en nuestra infancia y en nuestra etapa de formación. Es decir, con el amor y el afecto que hemos recibido. Si esa persona encaja con la imagen que nos han transmitido del amor, nos sentimos atraídos por ella, ya que nos recuerda a ese primer contacto con las relaciones afectivas.

2. Buscamos superar los traumas que hemos tenido en nuestra infancia

Los padres siempre son y van a ser un claro referente en tu vida, incluso en el momento de encontrar pareja. Es decir, si tuviste alguna carencia durante tu infancia en la relación con tus padres, intentarás llenar ese vacío y obtener inconscientemente esa falta en la relación con tu pareja. Escogemos a esa persona que nos ayuda a sanar nuestros traumas, a realizar nuestras expectativas vitales y que nos da todo lo que no tuvimos en nuestra infancia.

Una pareja que complemente todo eso que a ti te falta, que te enseñe eso que tu no sabes y que te haga alejarte de todo eso que no hace bien a tu vida. En definitiva, que te complemente.

3. En una pareja no es todo color de rosa

Al iniciar una relación de amor, debes tener en cuenta que no va a ser siempre como al principio. Cuando emprendemos una relación amorosa, creemos que la otra persona es perfecta, que nunca nos va a fallar y mucho menos a decepcionar. Pero pasan los meses y esa venda que te habías puesto en los ojos desaparece. Empiezas a ver que tu pareja no es perfecta y que tiene defectos igual que los tuyos. Y cuando llegas a esa conclusión sólo puedes hacer dos cosas; alejarte de esa persona y buscar a otra que vuelva a hacerte sentir esas emociones del principio, o luchar por la relación, entendiendo como es el otro, comunicándote con él, poniendo sobre la mesa lo que no te gusta de él y al revés.

Y en este tercer punto está la clave de una relación exitosa y duradera. Saber encontrar la confianza suficiente como para poder decirle a tu pareja todo eso que no te gusta, que te hace sufrir, que duele. Poder hablar cuando existe un problema, sin reproches ni gritos. Buscar soluciones para luchar por la relación. Y sobretodo, respetar y amar. Siempre.

Loading...