Así es vivir con depresión – Empiezas a sentir todo esto y llegas a este fatídico punto

A veces la vida va pasando tan rápido que no te da tiempo a pensar, hasta que llega un día que todo se detiene. Entonces empiezas a cuestionarte todo lo que has estado haciendo hasta ahora y te das cuenta de todo, pero no tienes fuerzas para afrontarlo y salir de ello. No importa el motivo que te ha hecho llegar a estar así, lo único importante es que ahora estás anclada en tu propia vida y no sabes como salir. La depresión es así, te retiene tan fuerte que te anula por completo.

Todo aquello que solías hacer, aquello que te hacía reír a carcajadas parece haber desaparecido, pero en realidad no es así. Eso sigue estando ahí, y la única que ha desaparecido por completo eres tú. Ya nada ni nadie puede sacarte una sonrisa de las de verdad, solo aquellas risas falsas que utilizas con la gente para disimular.

La vida deja de tener completo sentido para ti y lo único que deseas es meterte en la cama para “descansar”, otra vez. Cuando en realidad lo que quieres es desaparecer para todos y que nadie te moleste.

La depresión es eso que te va matando lentamente, como el veneno de algunas serpientes. Te deja viva para que puedas observar todas las cosas que vas perdiendo por el camino y que eso te haga estar aún más hundida, hasta que te encuentras en la encrucijada, de huir para siempre o afrontar lo que te está pasando y pedir ayuda.

Mucha gente decide la opción más fácil, retirarse del camino para siempre, pero eso no va a solucionar sus problemas. Lo único que va a generar es aún más dolor del que ya es vivir al lado de una persona depresiva y no poder ayudarla. Mientras que las personas que deciden ser fuertes, pedir ayuda, esas personas que aún pueden ver un rayo del sol que sale cada mañana, esas realmente sí que están haciendo un esfuerzo. El esfuerzo de rehacer su vida cuando no le encuentran el sentido, el esfuerzo de andar con paso firme cuando su cabeza se lo impide, el esfuerzo de rodearse de gente para poder recuperar el sentido de las cosas. El esfuerzo de intentar volver a ser feliz y hacer feliz a las personas que la rodean. Esa es realmente la fortaleza, saber que nada es tan importante como tu propia vida. Así que, lucha por ella, siempre.

Loading...