Cómo aprender a discutir bien… Si lo haces con él todo mejorará ¡Pero debe amarte!

Puede que ames a tu pareja con locura, y que él te ame a ti de la misma forma. Aún así, lo más normal del mundo es que a medida que la relación va avanzando surjan roces. Empezáis a conoceros más, compartís más tiempo juntos y eso hace que acabéis por pagar con el otro vuestros malos momentos. Aunque discutir sea inevitable, si que se puede hacer de una forma más o menos razonable y sin llegar a grandes consecuencias negativas, ya que muchas veces lo peor no es discutir, sino cómo nos enfrentamos a esa discusión.

Para poder llevar una relación sana, debes evitar en todo momento estos 4 comportamientos:

  1. Estar a la que salta, a la defensiva en todo momento

Culpar al otro de todo y creer que no tu no has hecho nada malo, es una de las peores cosas que puedes hacer ya que debilita el vínculo que os une. Además, si no aprendes a pedir perdón y reconocer que tu también has fallado, esa persona se cansará muy rápido de la relación.

  1. Decir siempre frases muy duras y críticas

Si tus palabras siempre son duras y críticas hacia la otra persona, como “siempre haces lo mismo”, esa persona decidirá marcharse muy rápido de tu lado, ya que ese comportamiento le recordará a su madre cuando lo reñía de pequeño.

  1. Construir un muro frío invisible en la pareja

Seguro que muchas veces, en vez de afrontar los problemas, has decidido escapar de ellos de la peor forma posible, con tu silencio. Eso es un error común en el que caen muchas personas, pero la falta de comunicación no hace más que agravar el problema.

Evita a toda costa estas 7 conductas, si quieres tener una relación equilibrada:

  • Discutir en un contexto donde los dos estéis a gusto: si empiezas a decirle cosas como “tu no entiendes nada”, mermarás su confianza y su seguridad, y eso hará que a la larga desee estar donde sea menos a tu lado.
  • Si no consigues que colabore, mejor usa el método del compromiso: Si no puedes cambiar la realidad de las cosas, será mejor que busques alternativas en vez de enfurruñarte. Si pasa mucho tiempo entrenando al fútbol con sus amigos, puedes proponerle que siga haciéndolo, pero que un día a la semana se lo reserve para ti. En la comprensión están las buenas relaciones.
  • Céntrate en solucionar el problema y no en reprocharle nada: Siempre en una discusión se debe hablar desde la visión de uno mismo, aún así, evita echar las culpas al otro, reprocharle cosas del pasado, incluso hablarle mal porque tu visión sea diferente a la suya. Los problemas y conflictos se deben hablar, pero siempre evitando entrar en estos comportamientos.
  • No podéis evitar los problemas, pero si podéis evitarlos colaborando juntos: Aunque cada uno tenga una visión distinta, uno piense una cosa y el otro otra y no os pongáis de acuerdo, la mejor forma para solucionarlo es que habléis e intentéis poneros en la piel del otro, siempre que colaboréis juntos, llegaréis a solucionar el problema.
  • No te escapes de los problemas: No es malo que os deis unos minutos, cuando estáis en un momento de máxima tensión, para poder solucionar vuestros problemas, ya que cuando se está en caliente las cosas se dicen peor. Aún así, lo mejor es hablar cuanto antes de una manera más o menos calmada y no dejar pasar grandes espacios de tiempo.
  • No le guardes rencor: Cuando empiezas a acumular emociones y sentimientos negativos de otras discusiones, eso acaba explotando en el peor momento, que siempre suele ser en otra discusión, así que si quieres evitarlo, es mejor que hables todo lo que te preocupa o molesta en un momento que estéis calmados.
  • Debes dejarle ver a tu pareja que la amas incluso cuando ha hecho algo mal: Podéis discutir y puedes decirle todo lo que no te ha gustado, pero siempre debes dejarle claro que la amas, aunque haya pasado eso.
  1. Tratar con desprecios a tu pareja

Muchas veces, seguro que sin darte cuenta, cuando tu pareja estaba exponiéndote el problema, seguro que has hecho malas caras o te has burlado de él. Eso debes evitarlo en todo momento ya que si no, su autoestima se verá debilitada y afectará a la relación.

Ahora que sabes como es debido discutir, empieza a aplicarlo en tu pareja. Seguro que en unos días notarás un gran cambio y la confianza mutua mejorará.

Autor: Irina Chesnova
Traducción y adaptación: Ohyeea