Existen dos tipos de mujeres, las que parecen buenas y las que realmente lo son

Las mujeres sensibles están hechas así: hacen todo con el corazón

Existen dos tipos de mujeres en el mundo, las que parecen buenas y las que realmente lo son. Ese tipo de persona sin maldad en su interior, que hacen exactamente lo que les sale del corazón y que no tienen ningún motivo más oculto.

Aunque eso, no siempre es reconocido por los demás. Muchas veces, las mujeres esconden sus sentimientos ya que esa parte sensible de ellas mismas es vista como un signo de vulnerabilidad, y no como un gran regalo.

Este tipo de mujeres sensibles, van haciendo crecer sus emociones a medida que van avanzando su edad. Se llenan interiormente de todos esos sentimientos y tienen que vivir constantemente evitando las personas que quieren hacer que todo su interior estalle. Y cuando eso pasa, da paso a un gran desbarajuste.

Y ahora ya no sólo nos hace feliz ser bueno con los demás, un reciente estudio ha afirmado que comportarnos de manera responsable y sensible con los demás hace que nosotros mismos también nos sintamos mejor. Así que, las tornas han cambiado. Ya no nos sirve preocuparnos únicamente de nuestra persona, sino que para encontrar la felicidad plena debemos ocuparnos de otras.

Este proceso es factible ya que nos permite reflejarnos en los otros y ponernos en su piel, así se puede salir de la carcasa personal donde vivimos instalados, para trasladarnos a la de otro, y mejorar tanto la nuestra como la suya.

Cuando esta clase de mujeres ayuda a los demás, no solo está ayudando a la otra persona, también se está ayudando a sí misma. Ya que el gesto de acompañamiento que hace con la otra persona, le permite también sanar sus males interiores.

Así que, podemos afirmar que así es como debería comportarse todo el mundo, ya que este tipo de comportamientos bondadosos son los que hacen mejor el mundo. Ayudas a una persona a curarse, mientras también te estás curando tu. El egoísmo ya no tiene cabida en este mundo, donde cada vez hay más mujeres sensibles.