Si una Mujer permite vivir con una hombre que no la quiere, le pasará esto:

La vida es como esos momentos que llevas tanto tiempo esperando y que cuando pasan, te das cuenta que han acabado demasiado rápido. Entonces intentas volver a ese punto donde todo empezó, para poder volver a revivirlos, pero es imposible, nunca más vas a estar dentro de ese momento que se ha ido. Y lo que de verdad nos asusta, no son esos momentos que ya no volverán, lo que nos da miedo de verdad es una vida no vivida, que nuestra vida se haya ajustado a las prioridades de otra persona y no a las nuestras propias.

1. Quizás tardes tiempo

Quizás tardes tiempo en darte cuenta que la vida que llevas no te hace feliz. Que sigues al lado de ese hombre que no te ama solo para no sentirte sola o porque sigues aferrada a esa esperanza de que algún día te despiertes y todo haya cambiado. Son muchas las formas en que oxidamos nuestra vida al lado de otra persona que no nos merece, y todas ellas nos hacen fracasar.

2. No hay nada más personal

No hay nada más personal que decidir el modo en que deseamos vivir nuestra propia vida. Por eso, no deberías poner tu vida en las manos de ese hombre que no te ama, que solo está jugando contigo y que te está llevando como un títere hacia su propio camino, para tenerte bien atada.

3. Cuando aceptas vivir la vida de otros

Cuando aceptas vivir la vida de otros, estás aceptando dejar de ser tu, perder tu esencia, libertad y presencia en el mundo. Tu eres tus ilusiones, tus metas, tus fracasos, tus alegrías, tus problemas y preocupaciones. Tú eres el conjunto de todas estas cosas, así que no dejes que nadie se apodere de ellas, porque son solo tuyas.

4. Si te levantas de la cama

Si te levantas de la cama y no sientes alegría, agradecimiento, satisfacción personal, sino que te sientes avergonzada, sola y triste, deberías preguntarte si realmente estás viviendo plenamente tu vida. Tal vez no estés viviendo lo que te gustaría, sino en el escenario que otro ha creado para ti.

Cuando tu día a día está marcado por el universo personal de otra persona, dejas de vivir. Existen hombres que toman el control en una relación, y la otra persona solo puede dar vueltas a su alrededor. Estos hombres temen que a la mínima su relación se desmorone, por eso actúan de esta forma. Se muestran fuertes y seguros, pero en realidad esta obsesión por el control no es más que una baja autoestima que se transforma en autoritarismo.

Pero la vida y el amor plenos, no buscan prisioneros, en una relación sana nadie pertenece a nadie. No debes vivir pensando que alguien es de tu prioridad, al igual que no debes vivir dejando que alguien se apodere de ti.

5. Así que libérate.

Así que libérate. Suéltate de las cadenas de ese hombre que no te ama y empieza a vivir como deseas. Olvídate de esa vida que otro ha creado para tí y no vivas atada a nadie. Es mucho mejor que te ancles a una meta, que a una persona. Puedes ponerte como objetivo principal encontrar tu propia felicidad, así podrás discriminar correctamente quién te merece y quien no. La vida comporta riesgos, miedos, preocupaciones, así que no temas.
Si hoy fuera tu último día de vida ¿cómo y con quién querrías pasarlo? Vive cada día como si fuera el último, así vivirás plenamente.

¡Amamos escribir para ti y sorprenderte cada día!

Loading...