Mujer se escondió bajo la cama de su hombre para ponerlo a prueba. Lo que él hizo la dejó devastada

Muchas veces podemos estar muy bien con nuestra pareja, pero aún así nos pica la curiosidad de saber que pasaría si la relación se acabara. ¿Cómo reaccionaría él, volvería a buscarte o no… Miles de preguntas nos pasan por la cabeza.

Esto fue exactamente lo que le pasó a una chica, que por querer saber demasiado acabó pasándolo muy mal. Todo empezó cuando quiso saber cuál sería la reacción de su novio si ella lo dejara.

Para ello, esta joven,  escribió una carta exponiéndole que la relación debía terminar junto a sus motivos, y dejó la carta sobre la mesa de escritorio. Pero ella no se marchó del hogar, sino que decidió esconderse bajo la cama, para ver la reacción en directo.

Sus motivos fueron claros, la relación ya no era lo mismo que antes y sus sentimientos tampoco. Aunque todo eso era mentira. Ella creía que si su novio no se lo tomaba bien, es que la amaba y quería estar con ella.

Debajo la cama

Su novio llegó a casa y entró en la habitación. La chica seguía debajo de la cama y estaba muy nerviosa. Vio como su pareja cogía la carta y se ponía a leerla, pero su reacción no fue como la que ella esperaba.

Su novio no sacó ni una sola lágrima, no hizo ni un solo gesto de dolor. De hecho, todo lo contrario. Empezó a reírse y su tono seguía siendo el mismo que cuando llegó, muy relajado. No pasó ni un minuto que ya tenía el móvil en la mano para realizar una llamada. Sus palabras fueron cortantes como el hielo:

182017374

“Hola cariño, iré para allá. La tonta finalmente comprendió que la engañaba. Me ha dejado. ¡Qué error más grande ha sido esa relación! Estoy feliz de haberme librado de ella. Desearía haberte conocido antes. ¡Nos vemos pronto!”

Test-de-infidelidad-1

La chica no podía creer lo que estaba escuchando, ni mucho menos lo que estaba pasando en realidad. Siguió debajo de la cama hasta que su ya ex-pareja se fue de casa. Pero cuando salió su corazón volvió a acelerarse. Vio otro papel encima del escritorio, decidió leerlo:

“Eres muy divertida. La próxima vez que quieras hacerme una broma así, asegúrate de que tus pies no queden fuera de la cama. Sólo he ido a la tienda. Nos vemos ahora mi amor, he salido a comprar el pan“.

pies debajo de la cama

Los colores de la cara de la joven empezaron a enrojecer, no podía creer como podía haber liado toda esa historia, ni entender por qué lo había hecho. Se sentía muy mal y solo quería que llegara ya su novio para poder pedirle perdón. Aún así, estaba muy contenta y aliviada por saber que su chico no la engañaba realmente.