Qué hacer si el hombre que amas no es el mismo de antes contigo

Qué hacer cuando el hombre que amas siempre está antipático contigo.

Hay situaciones que no se entienden. Cómo puede ser que te hayas enamorado perdidamente de un hombre, que creyeras que era el más maravilloso, y ahora se haya vuelto un antipático contigo.

Esta situación puede haber estado precedida por muchas cosas, quizás hayas hecho algo que le ha dolido, pero por falta de comunicación no te ha dicho, quizá te guarda rencor, quizá no quiere estar contigo y no sabe como decirtelo… Existen muchas más posibles razones aún así, nunca debes permitir que un hombre te trate con desprecio, sea cual sea el motivo.

Muchas mujeres deciden “aguantar” la relación porque llevan mucho tiempo con su pareja y creen que no pueden vivir sin él (aunque nadie necesita a otra persona para sobrevivir). Así que, si te encuentras en esta situación, lo mejor que puedes hacer es alejarte, si no quieres que tu autoestima se vea resentida. Antes de hacerlo del todo, puedes probar estos sencillos pasos.

4. La comunicación es la clave de todo

La primera cosa que deberíais haber hecho, antes de llegar a esta situación, es sentaros a hablar. No hay mejor remedio en una relación que dialogar de las cosas que le molestan y preocupan a uno y a otro, para poder acabar con el problema. Si estas situaciones se van guardando en el interior de cada uno, y ninguno de los dos dice nada, al final acaban saliendo en forma de malas palabras.

3. Evita ponerte a su altura

Cuando una persona es antipática contigo, lo primero que haces es serlo tu también. Eso debes evitarlo. Ponerse a la altura de alguien que te está hablando y tratando mal, es rebajarte a su nivel. Lo mejor que puedes hacer es seguir hablándole con respeto y sin alterarte, aunque no deberías seguir al lado de una persona así.

2. No tengas vergüenza de pedir ayuda

Muchas veces, estas situaciones merman tu autoestima, tu seguridad en ti misma y te hacen acabar viendo una imagen de ti que no es la real, y mucho menos la que quieres ver. Así que no temas pedir ayuda, quizás a tus seres queridos, y si no es suficiente acude a un psicólogo. No hay nada de malo en aceptar en alguna situaciones que se ha llegado al límite.

1. Valórate lo suficiente como para cerrar esa puerta

Aunque creas que la vida se va a acabar en el instante que decidas marcharte, lo único que vas a hacer es abrir una puerta a tu nueva vida. Aire nuevo en tus pulmones, y sobre todo, aire sano. No te aferres al primer hombre que pase por delante, permítete disfrutar de ti misma, conócete, valórate lo suficiente para que no vuelva a pasarte, ámate.

Loading...