Quiero ser una Mujer amada. Estoy cansada de ser sólo la Mujer deseada

Aunque hubiese rechazado a mil chicos en mi etapa de colegiada, y hubiese roto el corazón a varios tíos que aún les preparaba la ropa mamá, hoy quiero que me quieran.

Estoy cansada de levantarme por la mañana sola, y aunque a veces esté bien, otras muchas “no”.

Me levanto completamente vacía, cansada por el revolcón de la noche anterior, pero sin nadie con quien desayunar, ni nadie que pruebe mi zumo de naranja recién exprimido.

No tengo a nadie que me ayude ha hacer la cama, ni nadie que me abrace por la espalda mientras camino en bragas por la casa.
Marcando así, mi notosa celutitis.

mujer-amada

No tengo a nadie que me diga que sin maquillar estoy más preciosa aún, aunque mienta.

Soy de las que piensa que lo fundamental en la vida es el amor, y que sin él estamos perdidos.

Y lo reconozco: Estoy perdida. Y quizá esté perdida porque le pongo muchas pegas a esto de encontrar mi media mitad, pensando que puedo cumplir uno de esos cuentos donde se casan y viven en un palacio, pero no, todo es fantasía. Y creo que es algo que nunca llegaré a entender.

Y lo más probable es que por miedo, haya perdido a aquél chico que le gustase mi zumo recién exprimido, y que a lo mejor quisiese repetir.

Y ya no quiero ser más la chica deseada que silban al pasar, yo no quiero ser el “piropillo” barato de un obrero con las uñas sucias y una lata de cerveza caliente entre sus manos.

Quiero ir cogida de la mano de alguien que me quiera, pero que me lo demuestre. Alguien que me venga a buscar al trabajo con ganas de verme y de comerse el mundo, y lo que no es el mundo.

Quiero a alguien con quien pueda quitarme las bragas y también los miedos. Aunque sólo sean unos cuantos, pero que me libere de algunos.

Que venga alguien con ganas de quedarse, ya no quiero ser la chica deseada, quiero ser la chica amada.

Ohyeea.

Loading...