No hay rey de la selva que pueda con la fuerza y el espíritu de un elefante. En este caso, este joven ejemplar, que por razones desconocidas quedo solo ante 14 leona, demostró lo que es ser valiente y lo que es tener resistencia hasta niveles increíbles. Los depredadores no vieron la forma de tumbarlo. Una vez más la naturaleza nos enseña que no hay situación que no se pueda superar y que por más miedo que uno pueda llegar a tener, su fuerza interior puede llegar a derrochar un coraje y una valentía impresionante.¡Alucina!