Quizás crees que necesitas gastar mucho para conseguir una piel de editorial y la verdad es que esto no es cierto, para tener una piel radiante debes cambiar hábitos en tu estilo de vida que te ayudarán a mejorar considerablemente el estado en que luce tu piel, sin invertir toneladas de dinero en cremas y tratamientos mágicos tu rostro empezara a verse y sentirse totalmente distinto una vez que agregues estos toques a tu rutina diaria.

  • Aliméntate correctamente

Aunque ya lo hayas escuchado un millón de veces, acá te lo volvemos a repetir. Nuestra piel refleja el tipo de alimentación que llevamos, por eso te aconsejamos que si no tienes un estilo de alimentación saludable trates de empezar con pequeños cambios como agregar más vegetales, frutas y verduras a tus comidas, evita los lácteos ya que contienen muchas grasas que son perjudiciales para nuestra piel, también aléjate de las grasas y las frituras. Lo ideal es que empieces de a poco y que no seas muy estricta contigo misma, recuerda que lo que tiene más relevancia es lo que hacemos el 70% del tiempo y que tenemos un 30% para ser flexibles en nuestra dieta.

comida saludable
pexels
  • Usa protector solar

Aunque vayas a estar en casa es necesario que todas las mañanas apliques una capa de protector solar en tu piel, esto te protegerá tanto de los rayos del sol a los que puedas exponerte y también de la luz que emana de los monitores y teléfonos que aunque no lo creas son perjudiciales para tu piel. Consulta con tu dermatólogo el factor que debes usas y llévalo contigo todo el tiempo.

  • Hidrátate

El agua será tu mayor aleada, como sabemos este líquido preciado es fuente de vida y nuestra piel lo sabe, lo recomendable es que tomes al menos 8 vasos de agua diarios para que tu cuerpo y tu piel estén hidratados, pero si vives en climas tropicales, estas en verano o haces mucho ejercicio lo recomendable es que tomes un poco más. Si no te gusta mucho consumir agua prueba colocándole un poco de limón para darle un sabor diferente.

hidrátate
pexels
  • Skin care

Crea una rutina de limpieza accesible y fácil para ti, empieza con un desmaquillante que se adecue a tu tipo de piel, también es necesario que tengas un limpiador libre de jabón o alcohol y por último y no menos importante debes tener una crema hidratante para aplicar a diario. Recuerda exfoliar tu rostro una vez por semana con un producto que no sea agresivo con tu piel y aplica una mascarilla reparadora para que tu piel quede en perfecto estado.

  • Duerme bien

duerme lo suficiente. Cuando duermes tus células se regeneran y tu piel recobra elasticidad y firmeza. Cuídala dándole el descanso que se merece. Crea un horario donde puedas dormir 8 horas y respétalo, esto hará maravillas por ti.

piel perfecta
pexels

¡