¿Dios realmente me habla? Dudas. Piensas en que, cada vez que hablas con un amigo, un familiar, o un desconocido, eres capaz de verlo, de escuchar su tono de voz, de ver la expresión de su cara mientras emite sus palabras.

Decides iniciar tu conversación con Dios. ¡Qué locura! Conversación con Dios. Y piensas: ¿Cómo lo puedo llamar conversación? Esto es más bien un monólogo. Yo le hablo, pero no escucho su respuesta. Vuelves a llenarte de dudas sobre si realmente te escucha cuando le hablas y de si, en algún momento, te da una respuesta.

¿Dios te habla? Lo hace. Realmente lo hace, pero tu mente humana, no te deja ver Su presencia, ni escuchar Sus palabras.

A continuación, te mostramos 5 formas en las que Dios te habla

1. El hombre es limitado: debe abrir su corazón

Tal vez tengas tus dudas sobre la existencia o el amor de Dios, pero lo cierto, es que fue Él el que creó todo, es Él tu creador. Te cuesta verlo o aceptarlo porque eres humano, porque tienes una mente humana. Tus ojos y tus oídos son tan humanos, que no eres capaz de ver ni escuchar. Debido a tu humanidad, te olvidas de estar atento a todas las señales que te envía en cada momento.

Es cierto que para cualquier humano, es más fácil dejarse llevar por los ojos físicos, y decir que, lo único real, es lo que tus ojos pueden ver. Lo único real, es el sonido capaz de percibir con tus oídos humanos. Pero, si en realidad quieres escuchar a Dios, tienes que hacerlo con los oídos del corazón. Abre tu corazón, y deja que éste quite la venda de tus ojos y destape tus oídos. Solo así, serás capaz de ver Su presencia y escuchar Su voz.

2. Dios habla en las Escrituras

La Biblia es uno de los libros más conocidos y traducidos en todo el mundo. En ella, se describe la creación, cómo se relacionaba Dios con el hombre y, por supuesto, se habla de la vida y enseñanzas de Jesús. En ella y en las enseñanzas de Jesús, podrás encontrar una respuesta a tus problemas, pero eso sí, recuerda que tienes que leerla con los ojos del corazón.

3. Dios habla a través de lo que te pasa

Hay una historia de un señor que se vio atrapado en una inundación. Él pedía ayuda a Dios y, si alguien aparecía para ofrecerle su ayuda, la rechazaba esperando a que Dios apareciera y lo salvara. Pues bien, el hombre murió sin entender que, cada vez que alguien aparecía y le ofrecía su ayuda, no era si no una respuesta de Dios a sus oraciones para salvarlo.

Eso es algo que suele pasar a todo el mundo. Todo el mundo pasa por situaciones en las que se siente perdido y pide ayuda a Dios pero, está tan cegado que, cuando le llega la ayuda que necesita, sigue sin ver que Dios está ahí tendiendo Su mano. De nuevo insistimos en que abras los ojos de tu corazón porque, en más de una ocasión, cuando necesites ayuda, Dios te la va a enviar a través de otra persona o circunstancia.

4. Dios habla a través de lo que sientes

Ante cualquier sentimiento que no seas capaz de entender, lo único que tienes que hacer, es pedir que te guíe, que te enseñe a ver el por qué te sientes de tal forma. Cierra tus ojos, pide que te muestre el significado, y observa cada imagen que te llegue, cada palabra. Ahí, tendrás tu respuesta.

5. Dios habla a través del silencio

Piensa en todas esas veces en las que has estado rodeado de mucha gente, de mucho ruido a tu alrededor y, lo que más has deseado en ese momento ha sido, ni más ni menos, que poder estar en casa tú solo escuchando el silencio.

A veces, durante un mal momento, es posible que no escuches la voz de Dios porque Él ha decidido que lo mejor es callar. Ha decidido que te va a escuchar, que va a estar a tu lado, pero guardando silencio porque en ese momento es lo que necesitas. Pero no desesperes porque, cuando considere que ha llegado el momento, te hablará.