El maltrato animal es un hecho que existe en la sociedad, con solo echar un vistazo en las redes sociales te puedes encontrar imágenes horribles de personas que lastiman, torturan y causan dolor a animales indefensos. Si bien muchos se indignan por ello, las impresiones no pasan de ser solo eso y no siempre se condena ese tipo de actos.

Un ejemplo de ello y que todavía es una realidad son las corridas de toros y los circos, eventos que nacen de una pasión cultural, pero que tienen consecuencias desagradables en la vida de inocentes. Si bien existen este tipo de cosas, lo que más nos horroriza hoy en día son los casos de individuos que actúan contra los animales ya sea por desprecio, por diversión o por dinero.

Pues estas personas desagradables cuentan con rasgos predominantes en su personalidad que los perfilan psicológicamente como un maltratador de animales. Es esencial que reconozcas esos rasgos para evitar esas personas porque no dejarán nada bueno en tu vida.

El primer rasgo de ese tipo de personas es que tienen una personalidad antisocial. Alguien que tiende a tener comportamientos que van contra las normas de la sociedad, incluso las leyes, ignora siempre los derechos ajenos a favor de los suyos. Las personas que cometen estos hechos suelen presentar trastorno de personalidad antisocial y abuso de sustancias (en el caso de adultos), la mitad de ellas incurren en comportamientos malos en otras instancias, y si son capaces de maltratar antes de los 10 años, el pronóstico es mucho peor.

Algo que también influye en un maltratador es la falta de educación. La infancia es una etapa muy importante en el desarrollo de cada ser humano, la influencia y estilos educativos de los padres contribuyen notablemente en el crecimiento de los hijos. Muchos de los maltratadores crecen en un ambiente familiar violento hacia los más débiles (niños, mujeres, ancianos, animales). Con este patrón en todo su crecimiento, lo negativo  lo percibe como normal.

Tienen falta de empatía. Difícilmente, alguien consciente de lo que otro ser vivo siente, podría causar daño, pues entiende el sufrimiento que podría causar. Sin embargo, los individuos que hacen este tipo de actos no sienten ningún tipo de remordimiento, son insensibles respecto al sufrimiento de los demás. La falta de empatía es un rasgo que no solo se encuentra en un maltratador de animales, sino que se presenta en cualquier tipo de maltratador, no se arrepienten de sus actos y comúnmente suelen extender ese maltrato a otras personas.

Otro aspecto terrible de estas personas es que son propensos a la violencia. Hay estudios en los que se demuestra que un maltratador de animales siente un estímulo por la violencia, especialmente los más jóvenes que perciben ese acto contra los animales como algo que no tiene castigo o consecuencias para sí mismo, así que incluso los llega a divertir. Tienen un carácter muy explosivo, son muy temperamentales, ¡tienes que tener mucho cuidado!

Y finalmente, este tipo de maltratador es intolerante. Sí, como lo lees, son propensos a no respetar las normas, actitudes y comportamientos de los demás, suelen tener prejuicios (por color de piel, por género, ideologías o cualquier cosa). Por lo que es común ver que reaccionen de manera violenta, cruel y resentida, probablemente contra los más indefensos.

Muchas criaturas sufren a diario de algún tipo de maltrato, es un acto cruel, penado en algunos lugares pero con falta de castigo en otros. Tomemos conciencia de la vida de cada ser vivo, respetémosla y eduquemos para una mejor sociedad. Y de estas personas mantente lo más lejos que puedas.


¡