Cada pareja es un mundo, y cada uno de estos mundos debe aprender a negociar para encontrar su equilibrio y poder convertirse en una pareja sana. Aunque el término “sana” ha sido muy corrompido. Las parejas que son fuertes, no son esas que no tienen problemas o que no se pelean, son las que a pesar de las dificultades saben afrontarlas de la mejor manera y buscan soluciones conjuntas. Así que si entiendes estas 7 cosas, es que tienes una relación sana.

1. Sabéis que sois vuestros más grandes apoyos respectivamente

Pase lo que pase, no tienes ninguna duda que cuando surja la necesidad, cuando tengas un problema o cuando tengas miedo, tu pareja va a estar a tu lado dándote la mano sin dudarlo ni un solo segundo. Ha sido así desde el primer día, y tu también estarías dispuesta a hacer lo mismo por él.  

2. Siempre os decís la verdad, aunque duela

Las parejas fuertes siempre se dicen la verdad, aunque sepa que eso pueda doler al otro. No importa que haya pasado, que prefieren decirlo sin tapujos, que andar con mentiras. Entienden que mentir a la persona que aman es algo que inquieta mucho, y que la verdad puede doler hoy, pero que al final siempre es la mejor opción.

3. El compromiso es la base de vuestra relación

Las relaciones fuertes requieren mucho compromiso, esfuerzo y dedicación. Lo más importante es que todo esto venga por ambas partes. Es decir, si solo una parte de la relación se dedica a ella, y el otro solo observa, esa relación no tiene futuro. Las relaciones que son sanas, son un claro ejemplo de ello.

4. No pasáis por alto ningún esfuerzo de la otra persona

En una pareja sana y fuerte cada detalle cuenta, hasta el más pequeño de los esfuerzas. Y nunca pasa desapercibido por el otro. Esa es la belleza del amor y el afecto. La sensación de saber que tus esfuerzos nunca pasarán en vano es de las mejores sensaciones que puedes tener en pareja,

5. No os escondéis de aceptar vuestros errores

Las parejas más duraderas y sanas son aquellas que se conforman por personas a las que no les importa aceptar los errores, para poder mejorarlos y evitarlos después. Además no entran en el juego de culpar al otro, si ven que su pareja está cometiendo algún error tienen la decencia de decírselo de una manera honrada, para que pueda mejorar.

6. Tenéis vuestro espacio personal

Las parejas más fuertes son las que se dan el espacio personal suficiente, tienen espacio para respirar y para poder llevar su propia vida sin ningún tipo de problema. Cuando una relación empieza a ser asfixiante, por la imposición de ciertas normas y reglas, está condenada al fracaso. Así que daros el espacio suficiente para crecer y respirar personalmente.

7. Tenéis un gran nivel de confianza

Las parejas más sanas son esas que no tienen inseguridades entre sí, se conocen mucho y confían plenamente en la otra persona. Podéis salir con vuestros amigos por separado y ninguno de los dos tiene ningún problema. Muchas veces las inseguridades propias y la falta de autoestima repercute negativamente en la relación, ya que se paga todo con la otra persona, que no tiene ninguna culpa. Evita esto en tu relación si no quieres que tenga final.