La belleza no es eterna. Solo tu belleza interior te acompañará a lo largo de tu vida. Seguro que ahora piensas que tienes un cuerpo y una cara perfecta, pero este idilio no va a durar para siempre. Cometemos algunos errores a diario, sin darnos cuenta,  que pueden estar acelerando el proceso de envejecimiento. Toma nota de los 8 errores de belleza más comunes e intenta evitarlos.

Saltarse la rutina de belleza

Lo primero que debes dejar de hacer es dormir maquillada. El maquillaje alberga millones de bacterias que se acumulan en el rostro durante el día. Si se duerme con maquillaje estamos dando vía libre a que todas esas bacterias actúen en nuestra piel durante la noche. Además, la noche es el noche es el momento ideal para que la piel se regenere. Por eso, es importante limpiarla y aplicar una crema nocturna.

No dormir lo suficiente

Para mantener una piel sana y radiante es importante dormir las horas de sueño que nuestro cuerpo necesita. Pero no solo eso, la forma en la que dormimos también es importante. Procura no romper con el ciclo de sueño diario, si lo haces estarás interrumpiendo también la segregación de algunas hormonas que harán que tu cuerpo se inflame.

Pasarse con el maquillaje

Cuando te maquilles intenta que se vea natural y no muy pesado. Muchas veces nos pasamos con la base de maquillaje y eso hace que la piel se vea opaca y sucia. Eso te añadirá años.

No llevar gafas de sol

Destierra el mito de que las gafas de sol se llevan solo en verano. Llevarlas en invierno previene de muchos efectos que envejecen la piel. Protegen el contorno del ojo que es una parte muy sensible a los rayos solares y hacen que no frunzas el ceño, cosa que evita las patas de gallo y las arrugas en la frente.

No cuidar las manos, el pecho ni el cuello

La verdadera edad de la mujer se muestra en estas zonas. Por eso es importante que no las descuides. Estas zonas tienen una piel muy sensible y delicada, por eso debes hidratarlas a base de cremas específicas. Así frenarás el envejecimiento.

Broncearse en exceso

Igual que no es bueno broncearse en exceso y sin protección en verano, tampoco lo es en invierno. Los rayos ultravioleta del sol causan muchos estragos en las células de la piel, rompen las fibras de colágeno y pueden causar manchas permanentes. Por ello es importante mantener un bronceado equilibrado y sobre todo usar siempre protector solar.

No ponerse crema solar en invierno

La crema solar es el arma más poderosa para prevenir el envejecimiento de nuestra piel. Puede que sientas que no haga calor, pero los rayos del sol siguen trabajando de igual manera en nuestro cuerpo. Puedes evitar este problema usando protector cada día del año.

Frotarse los ojos a menudo

Puede que te alivie por un momento, pero sin duda es una de las peores cosas que puedes hacer. La piel que rodea los ojos es altamente sensible, por eso es bueno que la mantengas hidratada con productos a base de gel y olvides lo cremoso para esta zona.