Todas las mujeres tienen sus puntos fuertes y sus puntos débiles, pero una vez leas este artículo, seguro querrás estar al lado de una mujer espiritual. Y es que ellas, son mujeres muy especiales, casi mágicas se podría decir.

Presta atención a estas 9 razones por las que deberías enamorarte de una mujer espiritual.

1. Cree que todo tiene un propósito

Ya sea encontrar lo que estabas buscando en las rebajas, llegar a la parada del autobús en el momento justo, o conocerte, para ella, todo pasa por una razón. Cree en el poder del universo y siempre confía en que está en el camino que le corresponde estar. Sabe lo que eso significa y por eso nunca está estresada ni es presa del pánico, sabe que, al final, todo saldrá bien.

2. Es auténtica

Estar despierta espiritualmente significa que se conoce a sí misma, a su auténtico yo. No es falsa ni le gustan los juegos, y se mantiene alejada de la gente que sí lo es. Una mujer espiritual, tiene esa intuición que le indica si alguien es sincero con ella o no. Así que no intentes engañarla, pues serás tú el que resulte herido.

3. Ama la vida y a todo el mundo

La mujer espiritual, es muy empática y no juzga a nadie. También aprecia las pequeñas cosas de la vida. Esto significa que, cuando pasa algo malo, intenta ver su lado positivo y aprender de ello. Sabe que nada es del todo malo, que hay algo bueno en todo y en todos.

4. Siempre está aprendiendo y creciendo

Una mujer espiritual, no es vanidosa, ni piensa que lo sabe todo. Cada día es para ella una oportunidad para aprender algo nuevo y crecer como persona. Sabe bien que las cosas que te pasan no te reflejan, pero la forma en la que reaccionas ante las situaciones, sí lo hace. Siempre mantiene la calma e intenta encontrar la solución más razonable sin perder la compostura.

5. Abraza lo desconocido

Una mujer espiritual, no tiene miedo del futuro o de lo desconocido porque sabe que el universo no le enviará algo con lo que no pueda lidiar. También entiende que las dificultades y los desafíos están ahí para enseñarle y para hacerle valorar lo que está bien. No quiere saber el futuro porque, lo desconocido, le parece emocionante y mágico. También sabe que su vida depende de ella, y cree en sí misma.

6. Tiene una fe inquebrantable

Hay un dicho que dice: “la fe es lo último que se pierde,” y ella así lo cree. Nunca se rinde con las cosas ni las personas e intenta solventar cualquier problema que surja en el camino. Tiene la fuerza del universo para hacer que las cosas pasen y para llegar hasta donde quiere llegar. Sabe que lo que no te mata, te hace más fuerte, así que está dispuesta a salir ahí fuera, y crecer como persona.

7. No es materialista

La mujer espiritual, no se preocupa por las cosas mundanas, así que si la quieres impresionar, mejor que pienses bien en cómo hacerlo. Se preocupa por la gente, por los animales y la naturaleza. Comprende que hay cosas mucho más importantes que tener el último iPhone o ropa de diseño. El mejor regalo que le puedes hacer, es tu tiempo.

8. Siente compasión por todo ser vivo

Una mujer espiritual, se preocupa por el medio ambiente, por el mundo, y por la gente. Le encantaría ver un mundo en el que todas las personas y los animales, pudieran vivir juntos y en paz. Se siente muy triste cuando pasa algo malo en el mundo y, probablemente la encuentres haciendo algún voluntariado en el tercer mundo, o cerca de áreas de guerra.

9. Es una con la naturaleza

Una mujer espiritual, está conectada con el universo y por eso también se siente conectada a la vida que la rodea. A veces, incluso prefiere la compañía de animales a la de humanos. Una mujer espiritual se siente en paz y relajada, por eso, estar en contacto con la naturaleza es su escapada favorita.

Una mujer espiritual, es difícil de encontrar, es muy mágica. Pero una vez que la encuentres, cambiará tu mundo. Abrázala con fuerza, y nunca la dejes escapar.