Nuestros amigos son parte importante en nuestra vida, compartimos con ellos a menudo y son los primeros a los que acudimos cuando necesitamos de algo, muchas veces suelen ser nuestros pañuelos de lágrimas, quienes nos aconsejan y nos ayudan a levantarnos. Sin duda son a los primeros que llamamos cuando se trata de divertirnos y hacer planes y eso está bien, se podría decir que son esa familia que escogemos, pero, ¿Qué pasa cuando estos amigos rebasan los límites y se vuelven tóxicos? Te daremos opciones que puedes poner en práctica.

¡Identifícalos y huye!

Normalmente estos “amigos” se dejan al descubierto bastante rápido, algunas de sus características pueden ser que no son recíprocos con el tipo de amistad que tu ofreces, a pesar de que siempre estas para ellos cuando tú los necesitas nunca aparecen.

no te aceptan ni te apoyan tal como eres, por alguna razón siempre están tratando de cambiarte y aunque no está mal cambiar algunas cosas estas personas simplemente te quiere convertir en algo que no eres.

No son confiables, contarles un secreto o algo que te paso y que enseguida se entere todo el mundo ya se ha vuelto costumbre y esto no debería suceder, se supones que nuestros amigos deben ser leales y discretos con las confesiones que les hacemos.

No respetan tu entorno familiar o pareja, aunque están a gusto contigo una vez que se involucra otra persona de tu familia o tu pareja las cosas se vuelven incomodas, ya sea por comentarios ofensivos, faltas de respetos o malos tratos. Esto no está para nada en los límites de una relación de amistad sana y lo mejor es poner los puntos claros y dejarle saber que debe respetar tu entorno.

mala actitud
pexels

Simplemente sacan la peor versión de ti, en nuestra vida hay personas que se vuelven influyentes y pueden cambiar nuestra forma de pensar o de actuar en distintas situaciones y siempre y cuando sea para bien esto está perfecto, pero sí en cambio notas que cuando estas con esa persona tus acciones, pensamientos y costumbre cambian para mal lo mejor es tomar distancia.

Evita esas amistades que te perjudican

Es posible que no quieras pasar por mala persona y por eso aun los sigues frecuentando, pero si una persona re desgasta las energías y acaba con tu paz mental lo más recomendable es pasar de ella. Sin ser mal educado y sin lastimar a nadie trata de en primera instancia hablar lo que te incomoda y tratar de cambiar esas actitudes que dañan la amistad. Si nada mejora lo mejor es irse alejando poco a poco, poner una barrera donde ya no te relaciones tan a menudo con esa persona para recuperar tu tranquilidad y tu bienestar.

 

 


¡