Te ha pasado que cuando te levantas en la mañana o vas caminando a algún sitio te preguntas, ¿fui feliz ayer, lo fui la semana pasada, lo voy a ser hoy? Ahora la pregunta es, ¿eres consciente del verdadero significado de la felicidad?

Para muchas personas la felicidad significa tener dinero, ¿pero es determinante para ser feliz? De cierta manera sí lo podemos relacionar, pues influye en una calidad de vida que conlleva a un mayor bienestar general, sin embargo, y sabiendo esto, no dejamos de ver personas bien establecidas y con situaciones económicas perfectas pasando por estados depresivos y de ansiedad crónicos. ¿Por qué? ¿Por qué alguien que lo tiene todo es tan infeliz?

Porque las cosas materiales no son las que te generan los buenos recuerdos ni te acercan a personas reales y honestas, todo es circunstancial. El concepto de felicidad no viene de las cosas, de los logros o de las personas que te rodean, por supuesto que influyen en menor o mayor medida, pero la felicidad es enteramente una decisión personal, un estado en el que tú decides estar. No es un destino, es un camino.

Si tú te propones ser feliz, tu mente percibirá todo lo que sucede alrededor de diferente manera, los detalles, el trabajo duro e incluso los retos de la vida, los abrazas con cariño y les das la bienvenida. Porque ser feliz es cuestión de querer y no de tener.

En un estudio realizado por la Universidad de Wellington en Nueva Zelanda en el 2011, en el que se recolectó datos de 63 países y 420.000 entrevistas, se llegó a concluir que el dinero de cierto modo puede ayudar en tu bienestar, pero ciertamente, no compra la felicidad; la autonomía personal resaltó con más importancia para una persona sobre el dinero.

En la actualidad sabemos que muchas personas viven momentos de dificultad que vienen afectando su estado de ánimo y repercutan en su felicidad, por ello, hoy te queremos contar en algunos pasos cómo cambiar tu perspectiva y lograr ser feliz en poco tiempo.

Puedes comenzar desde ya haciendo estos pequeños cambios:

  • Sonríe un poco más de lo que lo haces.
  • Relájate, tú no puedes controlar todo.
  • No siempre busques tener la razón, aceptar y aprender es más saludable.
  • Al comer mastica despacio para que disfrutes de cada bocado que te llevas a la boca.
  • No te presiones y toma las cosas con más calma.
  • Aprende a ser tolerante.
  • Sé agradecido con lo que llega y quienes llegan a tu vida.
  • Ahora mismo, agarra tu teléfono y envía un mensaje a esa persona que necesita saber de ti, dile que la quieres y agradécele por estar siempre contigo.

Con eso ya avanzamos un poco, con una mente positiva y dispuesta en menos de dos días ya podrás ver un cambio en ti. Ahora solo sigue estos seis pasos para alcanzar de forma plena la felicidad:

Aprende a perdonar tus Fracasos. Lograste hacer algo pero no te salió como querías, acéptalo, disfruta, transforma lo negativo en un aprendizaje, en una importante lección que te hará ser mejor más adelante.

Busca rodearte de personas positivas, ya que la felicidad se propaga como un virus a nuestro alrededor y más si esas personas que están en nuestro entorno son felices.

Tómate un tiempo libre para ayudar a otras personas o realizar alguna actividad para ti mismo que te relaje. Muchas veces por estar abocados a nuestras tareas diarias sentimos que el tiempo no nos alcanza para nada, pero si te dedicas a hacer esto te sentirás más cómodo y que has sacado un mayor rendimiento del día.

Sé agradecido, cada día es una ganancia de una u otra manera, así que da gracias por respirar, por tener personas a tu alrededor que se preocupan por ti, por tener lo que tienes, por lograr lo que has logrado.

Haz ejercicio físico, bien sea al aire libre o en la comodidad de tu hogar, ya que si estás tenso la actividad te relaja, si estás cansado el ejercicio te ayuda a recuperar las fuerzas, si no te sientes bien, al terminar, tu cuerpo se sentirá más saludable y te gustará más.

Simplifica tu trabajo, debes identificar lo que realmente importa en el día y concéntrate en culminar primeramente eso, pues muchas de estas actividades que tienes en el trabajo a diario son las que más te estresan. Entonces si priorizas acabas en menor tiempo.

Recuerda que puedes comenzar desde ya, relájate, enfócate, motívate a ser feliz cada día, sonríe y sé agradecido.


¡