Tu amigo incondicional, ese que te espera al final del día con una alegría única, sin quejas, solo amor para dar, te regala momentos muy divertidos con sus ocurrencias, su inteligencia y cariño incondicional… sí, hablo de tu mascota, ese perro hermoso que ha estado a tu lado por tanto, que espera todo el día a que llegues, te cuida y te acompaña, pero ¿acaso sabes que hace cosas increíbles sin que te des cuenta?

Los perros son sorprendentes, a veces hacen cosas que no te lo puedes creer, pero debes saber que hay aspectos que todos hacen y que tú quizá no percibes.

Si le hablas como adulto, te prestará más atención. A veces, es inevitable dirigirte a él y hablarle como si se tratara de un bebé, quizá a los cachorros les guste, pero a los adultos, ¡nada que ver! Los perros adultos actúan de acuerdo con lo que oyen, y al hablarles como pequeños… probablemente solo logres que mueva la cola; no te presta la menor atención, podrías decir que se hacen los “Sordos” y serás ignorado.

Los perros son capaces de reconocer el cambio en tus expresiones y emociones. Con solo observarte pueden notar algún cambio en ti, sin siquiera hablarle. Reconocen cuando estás triste, enojado o feliz, solo con mirarte. Si no lo has experimentado con tu mascota, seguro has visto esos vídeos adorables de perros arrepentidos después de cometer alguna  travesura, sus humanos le dan esa mirada de molestia, y ves en la cara de los perritos el arrepentimiento. Trata de esconderse o de disculparse contigo porque reconoce el enojo en tu rostro.

Una mascota puede imitar rasgos de la personalidad de su amo. Sí, nuestros queridos amigos peludos adquieren rasgos de nuestra personalidad; no suena tan descabellado sabiendo que pasamos mucho tiempo con ellos, pero ¿cómo es posible? Según estudio de la Universidad de Viena, los perros que están relajados y en calma pueden transmitir esa actitud a los seres humanos, así como los humanos pueden reflejar en ellos la ansiedad, el estrés y la negatividad.

Por ello logras mantener un vínculo tan estrecho con tu mascota, las personalidades se retroalimentan, afectando el comportamiento de ambos. Por eso escuchamos esa frase que dice que los perros se parecen a sus dueños.

Otro aspecto que no sabías de tu perro es que puede reírse. Los perros hacen el mismo gesto de una sonrisa. ¿Cuántas veces has visto vídeos en las redes sobre canes que se ríen? Seguramente muchos, y sueles pensar que el tuyo no ríe, o que por lo menos no lo has visto hacerlo, pero sí lo hacen, aunque no por las mismas razones que los humanos.

Los perros muestran ese gesto como el de una sonrisa como una forma de llamar tu atención, con el objetivo único de que le des afecto. Ten en cuenta que aunque a veces lo veas sonriente, no significa que esté feliz, sino que está muy ansioso y necesita que lo tranquilices.

Algo increíble aunque triste sobre tu perro es que se estresa. Suena un poco extraño, pero sí, aunque no lo creas, los perros se estresan, y cuando lo hacen, con el tiempo, le crecen pequeños pelos blancos entre su hocico y sus ojos, notablemente en perros que sufren mayor estrés y ansiedad. Además, también afecta su salud. Y tiene que ver en gran medida con su dueño, ya que estas emociones suelen atraerlas de sus humanos, ¡cuídalo cuidándote!

Y para terminar con esta lista de cosas increíbles que hacen las mascotas, te contamos que ellos sueñan. ¿Sueñan? ¿Cómo? ¿Qué podrían soñar? ¿Sueñan contigo? Un estudio en la Universidad de Harvard explica que sí, los perros sueñan bien sea con sus dueños, o con algo que pueden comer, aunque no hay forma 100% segura de saberlo.

Se cree que al igual que las personas, los sueños de los perros tienen que ver con el día que han tenido y su experiencia durante ese día. Lo hace pero con poco sentido para él, es más visual, y conociendo su amor por ti es lógico pensar que sueñe en cómo complacerte, con tu olor o cómo darte amor.

Nos sorprenden y aunque a veces muchos sean tremendos, los amamos. Se hacen parte de la familia, llegan para alegrarte y llenarte de felicidad con su compañía, todo a cambio de tu amor.


¡