Por suerte, en la sociedad de hoy en día, las mujeres son más independientes y autosuficientes que antes, tanto en el ámbito profesional como en el personal. Cada vez es más común ver a mujeres situadas en altos cargos de trabajo, o tirando una familia adelante ellas solas. Mujeres fuertes e inteligentes que no agachan la cabeza ante nada y que no le temen a nadie. Aún así, este tipo de mujeres, asustan un poco a los hombres e incluso sienten celos por ellas. ¿Por qué?

Algunos hombres son altamente competitivos en todos los aspectos de su vida. Por eso, están celosos cuando su mujer gana más dinero que ellos, tiene un cargo superior o mucho más reconocimientos. Eso les provoca inseguridad y les hace caer en comparaciones, que pueden resultar muy perjudiciales para la pareja.

celos

Además, a algunos de estos hombres les encanta tener el control, pero también les gusta a las mujeres. Así que cuando se encuentran dos personas que quieren tener todo controlado por ellos mismos, tanto en su vida personal como en la profesional, llegan los primeros choques. Estos hombres acaban por sentir celos de las mujeres que tienen poder, ya que les provoca un sentimiento de inferioridad ante ellas.

Por no hablar del sentimiento que provocan las mujeres fuertes en este tipo de hombres. En el ámbito profesional muchos de ellos se sienten amenazados por la inteligencia de las mujeres sumada a la capacidad de liderar proyectos y de llevar un equipo de personas. Muchos de ellos ven peligrar su puesto de trabajo, y que sea ocupado por una de estas mujeres seguras de sí mismas, inteligentes y fuertes.

Además, este tipo de hombres se ven totalmente reflejados en este tipo de mujeres y no pueden estar a su lado, ya que los polos iguales muchas veces acaban por repelerse, pero también porque hace perder ese punto de superioridad con el que viven este tipo de hombres. Tener al lado una mujer que les pare los pies no es de su agrado.