Estamos continuamente rodeados de estereotipos y tópicos que se han ido generando en nuestra sociedad con el paso de los años. Cada situación tiene unos estipulados, pero los que relacionan al amor y al matrimonio, han ido traspasando de unas generaciones a otras sin perderse por el camino. Debes tener claro que muchos de ellos no son científicamente comprobados, y que evidentemente no debes creer si quieres que tu matrimonio funcione. ¡Toma nota, hoy te proponemos 5!

1. Cuando tengáis hijos ya nunca se separará de ti

Muchas parejas que están sumergidas en una profunda crisis de pareja, creen que solo existe una posible solución a sus problemas: tener un hijo. Durante toda la vida seguro que has oído que es mucho más difícil para un hombre separarse de su mujer cuando hay hijos de por medio, y posiblemente crees que cuando tengas uno ya lo tendrás atado a tu lado para siempre. Pero la realidad no es esa. Evidentemente el momento de tener un hijo puede apaciguar la situación, pero realmente los problemas seguirán estando más adelante.

2. No puedes estar al lado de una persona que no conoces por completo

Esta afirmación es una rotunda mentira, más que nada porque por mucho que conozcas a tu pareja, nunca lo harás por completo. Todos tenemos emociones, secretos, ocultos que no hemos sido capaces de contar a nadie, y al hombre con el que compartes la vida le pasa lo mismo. Muchas personas prefieren ir a vivir con su pareja antes del matrimonio porque creen que así podrán conocer más a fondo a esa persona, pero realmente nunca la conocerán del todo, siempre tendrán sorpresas guardadas que te sorprenderán o decepcionarán.

3. Cuanto más sexo más felicidad y una relación más duradera

La cantidad no es sinónimo de calidad. Cuando una pareja es feliz, el sexo se produce solo y no es necesario estar preocupado por hacerlo más veces. En cambio, cuando una pareja tiene problemas, creen que tener más sexo lo va a solucionar. Realmente el sexo es muy importante en una relación ya que fortalece los sentimientos y la pasión existente, pero no es un seguro de vida para que la relación no se rompa.

4. El amor disminuye con el paso de los años

Es evidente que una pareja que lleva muchos años junta no tiene la misma chispa que tenía al principio, y su vida puede convertirse en algo más rutinaria. Pero el amor es algo que debe cuidarse cada día, ir regando, así nunca disminuye ni desaparece. Haz que las bases de tu relación sean la confianza, la comunicación, el respeto y aprender a aceptaros tal y como sois.

5. No debes tener en cuenta a su familia

Error. Te casas con una persona que está rodeada de una familia que lo quiere, e igual que tu lo amas a él debes aprender a amar a las personas que lo rodean. Así que no intentes separarlo de ellos, ni hagas esfuerzos por no tratar con su familia pensando que tu relación con él es suficiente.