Actualmente estamos en un auge de emprendimiento, muchas personas se han atrevido a dejar sus empleos para convertirse en sus propios jefes y así ganar su independencia económica. Esto está muy bien y por eso queremos darte unos datos que debes saber si estas por empezar un nuevo proyecto.

Todo inicio es confuso.

cuando algo es nuevo debemos descubrir como acoplarnos, tenemos que buscar la forma en que nuestros horarios, energías, dinero e ideas fluyan de la mejor manera. Aunque ya hallas designado como hacer algo es la práctica lo que te dirá que se debe cambiar o mejorar para que todo funcione correctamente.

El que persevera alcanza.

No todos los días serán iguales, quizás empezaste con buen pie y ahora todo va más lento. Esto es perfectamente normal. No dejes que algunos numeres malos te desanimen mantén la constancia que es el éxito de todo negocio y busca estrategias que te ayuden a elevar tu proyecto.

Más trabajo.

Ahora que eres tu propio jefe quizás piensas que vas a trabajar menos, si es así déjame decirte que estas muy lejos de la realidad. Cuando inicias un negocio eres quien debe encargarse de que todo salga a la perfección esto va a generar más responsabilidades que deberás asumir así no estén en tu horario. No te preocupes, esto mejorara en el futuro cuando ya el presupuesto alcance para personal extra.

Todo lo que trabajes será para ti.

Es cierto que vas a trabajar más, pero por otra parte es un esfuerzo que estás haciendo por ti y para ti y no para nadie más. Cuantas veces trabajamos largas jornadas laborales para hacer crecer las empresas de otros.

 

emprendedora
pexels

Deja atrás el miedo al qué dirán.

Hay personas que no resisten ver a otros triunfar. ¡Pero no te preocupes! Si tu deseo de hacer que tu proyecto destaque es lo suficientemente fuerte, no te verás afectado por comentarios como los siguientes: “Yo no podría”, “yo que tú lo pensaba dos veces” o “en estos tiempos deberías quedarte con tu trabajo actual, por si acaso no te sale tu idea”. Si escuchas estos comentarios, es mejor hacer caso omiso y dar vuelta a la página. Esto te permitirá reafirmar tus objetivos y de ahí centrar tu vista y tus pasos hacia delante.

 Entrena a tu mente para pensar en positivo.

Tener una actitud positiva requiere de un entrenamiento diario. Debes saber que uno no se despierta de lunes a domingo con sonrisa en la cara, ánimos hasta el cielo y ganas infinitas de comerse al mundo. No, eso no es así de fácil y por eso no todos están dispuestos a trabajar arduamente para llevar a sus negocios al éxito que visualizan.

Recuerda que, así como inviertes dinero en aprendizaje continuo o inviertes tiempo en cuidar de tu salud, también debes invertir esfuerzo en cuidar de tu mente para que esta pueda centrarse en ir hacia delante sin tener miedo de afrontar el fracaso.


¡