Todo el mundo quiere tener un cuerpo perfecto y, por supuesto, una salud de hierro, pero a veces, resulta bastante complicado conseguir un vientre plano. Y es que, aunque te venden dietas y productos milagrosos para ello, la verdad es que pueden ser perjudiciales para tu salud y, el ejercicio físico, aunque sea eficaz, a veces es complicado meterlo como actividad rutinaria debido a la velocidad con la que se suele vivir el día a día.

Pero hoy te traemos el “oxigercicio,” para el que necesitas tan sólo dos minutos diarios y conseguirás resultados increíbles. A continuación te explicamos un poco sobre este ejercicio.

Cuando el actor japonés Miki Riyosuke empezó a sufrir dolores de espalda, el médico le aconsejó que hiciera unos ejercicios de respiración que le ayudarían a fortalecer la musculatura de la zona lumbar y la abdominal. Riyosuke, llegó a perder 13 kilos y redujo su cintura en 13 centímetros, realizando estos ejercicios dos minutos diarios durante 50 días.

El hecho de que resulte tan eficaz es porque al parecer, la grasa consta de oxígeno, carbono e hidrógeno y, al respirar, el oxígeno va hasta las células de grasa, que se descomponen en carbono y agua. Es decir, cuanto más oxígeno usa tu cuerpo, más grasa es capaz de quemar.

Cómo se hace el ejercicio

Coloca un pie por delante de tu cuerpo, deja el 90% de tu peso sobre el otro pie, y aprieta los glúteos. Mantén esa posición mientras inhalas durante tres segundos elevando los brazos por encima de la cabeza.

Aprieta todos los músculos de tu cuerpo mientras exhalas el aire durante siete segundos. Repite este ejercicio de dos a cinco minutos cada día para así experimentar sus beneficios.

Para el siguiente ejercicio separa las puntas de los pies ligeramente y aprieta los glúteos. Pon una mano en el abdomen bajo, y la otra en la espalda con la palma hacia fuera.



Inhala durante tres segundos metiendo la barriga y luego, exhala el aire durante siete segundos metiendo aún más la barriga. Como el ejercicio anterior, repítelo entre dos y cinco minutos al día.

Según Marcelle Pick, enfermera en Obstetricia y Ginecología, este técnica no sustituye al ejercicio, pero dice que es un primer paso para esas mujeres que quieren empezar una rutina ya que, la respiración profunda, aumenta los beneficios de cualquier ejercicio que se quiera realizar ya que, cuando se hace respiración profunda, el cuerpo recibe más oxígeno que ayuda a absorber los nutrientes y a liberar toxinas, algo que hace que se baje de peso.

Como ves, con pocos minutos al día, puedes empezar a cambiar tu vida, eso sí, no olvides que tener una dieta sana es muy importante.

¿Te animas a probarlo?