Aún hoy, en pleno siglo XXI, aún es para algunos, muy difícil aceptar que una persona tenga sentimientos hacia alguien de su mismo género o que decida hacerse una operación transgénero. Pero no son conscientes del daño que ese rechazo, puede causar a la persona en cuestión.

Hoy te traemos la historia de un joven músico de Florida, Jamie Wilson quien, en 2015 y con tan sólo 21 años, decidió comenzar todo el duro proceso de cambiar su género de mujer a hombre, algo que fue muy difícil de aceptar por su familia y amigos.

Jamie, empezó compartiendo algunas imágenes de su proceso para así dejar claro que no toda persona que decide pasar por un cambio transgénero, se siente identificado externamente con el género opuesto antes de su transformación. También, con las imágenes quería dejar claro a sus más de 115.000 seguidores que nunca hay que juzgar a nadie por sus apariencias.

En estas dos fotos, se puede ver a Jamie antes de la operación, con ropa interior femenina, y después de la operación, ya como hombre.

“Cuando terminé, la gente se negó a creer que era un hombre por lo femenino que había sido durante los 18 años atrás. Pero entonces, ¿por qué publico la comparación? Quiero que la gente crea a esas personas que tienen el valor de decirle que son transgéneros, gays o bisexuales y que estén ahí para apoyarlos. Debemos romper los estereotipos,” dijo Jamie.

En otra foto, dejó constancia de su imagen antes y después de someterse a la doble mastectomía para eliminar el pecho. Y al publicar la foto, hizo una petición: “No me gusta ser vulnerable, pero creo que es importante compartirlo. Por favor no denuncie esta publicación, es para fines educativos.”

Según contó, antes de su operación, era muy femenino por la presión que sentía por parte de aquellos que lo rodeaban, y se sentía obligado a hacer feliz a toda esa gente.

También contó cómo su familia lo rechazó cuando tomó la decisión de cambiar de género: “Fue el mejor y el peor día de mi vida. Echo de menos tener a mi familia, echo de menos que mis padres estén orgullosos de mí, pero no echo de menos todas las noches que luché sola contra mis sentimientos. No echo de menos esconderme.”

Tras dos duros años, Jamie por fin consiguió convertirse en ese hombre que siempre sintió que era y, ahora, tiene más de 300 mil seguidores en su cuenta de Instagram, pero lo más importante de todo, ahora es completamente feliz. “Cuando me miras, no soy el hombre más fuerte, más alto o más guapo pero soy yo y es lo que importa.”

¿Qué te parece la historia de Jamie?