Juegos para patios que ayudarán a desarrollar y estimular el crecimiento de tu pequeño


Los niños están en una etapa de crecimiento físico y mental constante hasta que llegan a la pubertad. En esta etapa ameritan de ciertas necesidades y actividades que estimulen sus capacidades y las desarrollen, y que además los haga conscientes de lo que son o no capaces de hacer.

Los espacios de diversión son vitales también, y es en estos juegos o tareas didácticas donde ellos aprenden más y canalizan mejor sus energías por ser entretenidos. Así que, son formas entretenidas de motivar el aprendizaje y fomentar su desarrollo intelectual. En esta publicación te contamos ideas variadas sobre cómo lograr estos cometidos.

Los niños adoran ir al patio a jugar, ya sea que estén en casa o en la escuela, en especial después de una jornada larga de aprendizaje regular con maestros. El ambiente exterior es en sí estimulante pero el efecto es aún mayor si se implementa alguna de las siguientes ideas que te explicamos donde su psicomotricidad se expresa.

Estas ideas incluyen circuitos, lugares preparados para escalar y trepar. Espacios donde puedan saltar y correr con libertad como los que ves en la siguiente imagen. Que como también apreciarás son en su mayoría estructuras fijas y fáciles de construir usando objetos de la misma naturaleza u otras cosas del hogar que se pueda reciclar como los neumáticos, troncos, cuerdas, pintura.

También puedes hacer areneros en el patio, importantes para que tengan mayor contacto con este elemento natural y ampliar su sentido del tacto. Las posibilidades de juego con areneros son muchísimas, y muy recomendados para los más pequeños que están en la etapa inicial en la escuela. En la siguiente imagen encuentras muchas formas originales de crear un arenero donde se motive a crear figuras, a pasar sobre obstáculos, a aprender cómo sembrar y cuidar flores y mucho más.

Otra modalidad es emplear los troncos para incentivar al movimiento, caminar, saltar, trepar.

¡Hazles casitas y cabañas! Los lugares pequeños y cerrados que se ajusten a su estructura y altura les encantan. Se sienten cobijados en un lugar que es perfecto para ellos, y se siembra un poco de independencia sin la necesidad de estar escondidos. Así también desarrollan su imaginación usando lo que ellos consideran es su casa.

Crear espacios para hacer juegos imaginarios es genial. Crear escenarios para presentaciones imaginarias, o medios de transporte como barcos y carritos. Estimular su imaginación también lo llevará a ser más creativo e innovar a futuro.

Todo un mundo en pequeña escala. Los patios se prestan a la perfección para este tipo de juegos, crear circuitos de carreras con coches, ciudades entre las plantas del jardín, pintar en el suelo esos pequeños mundos, usar las tuberías para crear ríos y lagos imaginarios. Son muchas las opciones para desarrollar su sentido de la proporción.

A muchos niños les encanta hacer las tareas que hacen mamá y papá en casa. Y un gran ejemplo son las cocinitas donde pueden pasar horas de mucha diversión dejando volar su imaginación con las muchas comidas y postres imaginarios que puedan preparar para toda la familia.

En este vídeo te dejamos otra idea fabulosa con la puedes estimular el desarrollo de tu pequeño haciendo su propio espacio para ello.

Fuente: Rejuega