Cuando un hijo mira con su dulce carita a su madre y le pide algo, puede ser bastante difícil resistirse a su mirada y decirle que no. Eso fue lo que pasó a Mary Thomaston cuando su hija Lyra de 6 años, le pidió una vez más que la dejara teñir su pelo de color azul, morado y amarillo.

Mary, que es peluquera, decidió que accedería a la petición de Lyra, quien había visto a su madre en más de una ocasión teñir de colores el pelo a sus clientas. Pero lo que Mary jamás se podía imaginar, era los comentarios que iba a recibir tras subir la foto de Lyra en su cuenta de Instagram.

Uno de los comentarios decía:

“A veces olvidamos que tenemos hijos y no muñecos.”

También recibió críticas de personas que la juzgaban como madre, y le decían que si no sabía que los tintes eran perjudiciales para los niños.

Mary, debido a todas las críticas que recibió y a pesar de decir que el tinte no era permanente ni tóxico para su hija, y que incluso lo consultó en el colegio de la pequeña, decidió contestar a todos aquellos que pusieron en duda su labor como madre con estas palabras:

“Queridos enemigos, tengo ese extraño objetivo de criar niños seguros de sí mismos que conocen y sienten la libertad de la expresión. Cuando mi hija me pide su cabello azul, le digo cuánto me gusta su elección y lo guapa que es. Tenéis derecho a opinar, pero no a hacer comentarios irrespetuosos sobre mi hija[…] Oh, y procurad mantener vuestra negatividad fuera de mi página la próxima vez”.

Lo positivo de toda esta historia para Mary es que, según parece, Lyra mostraba mucha más confianza en sí misma desde que le cambió el pelo y eso, es para ella lo más importante de todo.

¿Harías algo parecido con tus hijos?

Fuente: LittleThings, Instagram