El tomate es una hortaliza rica en vitaminas y minerales; como la vitamina C, A, K, hierro, potasio y el potente antioxidante natural, el licopeno. El tomate aporta muchos beneficios. Ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares, cuida la piel, es hidratante, previene el cáncer de próstata, los infartos, el Mal de Parkinson. Es regenerativo y ayuda a cicatrizar con mayor rapidez las heridas, entre otros.

Pues qué mejor que sembrarlos tú mismo en casa libre de químicos. Tener tomates frescos, lo más BIOS posible. Sin pesticidas dañinos para tu salud. Puedes adoptar estos sencillos métodos para sembrarlos.

A) Si tienes jardín o un pedazo de tierra puedes optar por este

El Método que utilizó James Bryan:

James Bryan
  • Toma un cubo (puede ser como esos de basura o de pintura), de tamaño mediano (50 litros de capacidad), y perfora en el fondo un agujero grande de 5 cm en el centro y cuatro de 2 cm entorno. Luego unos 25cm del fondo hacia arriba del cubo, marca la fila con un rotulador y perfora con el taladro varios orificios alrededor. Como 5 cm de distancia entre unos y otros.
  • Entierra el cubo hasta la segunda fila de orificios. De manera que quede casi al nivel del suelo. Hecha composta alrededor en la tierra, para fortalecer y nutrir el crecimiento de la hortaliza.

  • Después, alrededor de un cubo, siembra cuatro plantas de tomate. Como aparece en la fotografía.

  • Puedes poner una valla de alambre en circunferencia para que crezcan en orden, pero no es obligatoria.

¡Y ya está! 😀

  • Sólo debes llenar el cubo de agua cada dos días. Sin mojar las hojas de tomate. Nunca directamente para no dañar la hortaliza.

El tomate necesita agua. ¿Sabías que 95% de su peso es agua y contiene muy pocas calorías (18kcal por cada 100g de alimento)? Excelente para tu salud y además no engorda.

En la fotografía se puede observar como en un mes y medio, a altas temperaturas, con poca lluvia, las plantas crecieron casi 2 metros y están llenas de tomates verdes.

B) Lo puedes hacer dentro de casa en una maceta mediana o grande

  • Corta unas rodajas de tomate BIO, y entiérralos en una maceta con tierra nutrida con composta. Un cuarto antes del tope de la maceta. Y encima se los cubre con un poco más de tierra. Riégalo diariamente (medianamente, sin exagerar ni ahogar la planta) y verás cómo en par de semanas luce como en la foto.

En el vídeo se puede ver detenidamente los procesos de la siembra. El traspaso de una pequeña maceta a una más grande cuando ya la planta ha crecido unos 15 cm. Se recomienda no tenerle en un lugar que le dé directamente el sol porque dañará la planta.

¡Y voila, seguro saben delicioso!

Mejor que los que compras en el gran supermercado. Los que allí puedes conseguir comprando, se producen en masa y o hacen en el menor tiempo posible y con los mínimos recursos.

Esto termina influyendo en el sabor y calidad del producto. Por eso ya los vegetales saben casi casi que a nada. Las mejores opciones que tenemos es comprar en la huerta local o cultivar nosotros mismo las verduras. A mí me llenó de orgullo cultivarlo yo mismo. Lo mejor, los cultivaste tu con esmero y cariño. Y tienes la seguridad de saber con qué estás alimentando a tu cuerpo y al de tu familia.

Fuente: Lavozdelmuro


¡