Los amigos son un gran tesoro, son esa familia que uno elige. Un amigo, se convierte en confidente y hermano, está a tu lado en los buenos y malos momentos, y es capaz de cruzar océanos si estás en apuros. Y es que no hay nada como los amigos…

Pero, ¿qué pasa con las personas más inteligentes? Al parecer, ellos tienden a tener menos amigos pero, ¿qué hay de cierto en ello? Pues bien, según un estudio llevado a cabo por la London School of Economics junto con la Singapore Management University, el mito de que las personas que son muy inteligentes se relacionan con menos gente y que prefieren la soledad, refleja una estadística real.

Alto CI, pocos amigos: a contracorriente

Según este estudio, las personas que tienen un cociente intelectual más alto, no sienten necesidad de tener vida social activa y, les resulta molesto si se les obliga a tener que relacionarse con otros.

Según parece, los individuos con alto CI, son opuestos a todos aquellos cuyo CI está en la media, a los que sí les gusta relacionarse con los demás y tienen una vida social bastante activa.

¿En qué consistió la investigación?

Para realizar el estudio, los investigadores analizaron las variables que afectan a la sensación de la felicidad.

Satoshi Kanazawa y Norman Li, ambos psicólogos, utilizaron una encuesta realizada a 15000 personas con edades comprendidas entre los 18 y 28 años. El resultado indicó que, aquellas personas que tienen una vida social más activa, se sienten más satisfechas con su vida, mientras que aquellas que viven en zonas con densa población, tenían un nivel de satisfacción bajo.

Una rareza entre las personas más inteligentes

Después, se centraron en las personas con cociente intelectual más alto. En estas personas, había una relación negativa entre la felicidad y la interacción social. Es decir, cuando las personas con elevado CI se relacionan con más gente, su nivel de satisfacción es menor que cuando están a solas.

Por lo tanto, se concluye que, las personas que son más inteligentes, son más felices cuando no tienen mucha actividad social. Para ellos, es mejor relacionarse poco y con poca gente. El estudio reveló que, aunque la mayoría de la gente que formó parte del estudio daban un valor positivo a relacionarse con mucha gente, las personas con elevado CI, preferían la soledad.

¿Por qué ocurre esto?

Los psicólogos encargados de llevar a cabo el estudio, los antes mencionados Kanazawa y Li, lo explicaron usando la savannah theory, es decir, que ese comportamiento, puede ser debido a la forma en la que el cerebro ha evolucionado.

La explicación sería la siguiente: Cuando el cerebro se empezó a formar, los individuos del género Homo, probablemente vivían en espacios abiertos con arboledas dispersas donde la población era mínima y, por lo tanto, tenían que convivir con la familia o tribu para sobrevivir.

Por otro lado, los más inteligentes, no necesitaban de la ayuda de los demás para poder adaptarse a cualquier situación nueva y, estar con otros, no les aportaba ningún beneficio, por lo tanto, buscaban sus ratos de soledad porque no necesitaban estar con su tribu en todo momento. Algo que, sin duda, han heredado las personas altamente inteligentes.

¿Qué opinas tú sobre este estudio? ¿Eres una persona a la que le gusta rodearse de gente o, por el contrario, prefieres tu soledad?