Ellas dejaron de ducharse durante un mes y luego paso algo que no esperaban


Para muchas personas la ducha de la mañana ya se ha vuelto un ritual. Una ducha rápida, con champú y acondicionador antes de maquillarte, peinarte y vestirte para salir a la calle. Aunque este ritual fue interrumpido durante UN MES por dos mujeres, Jill Provost, editor jefe y Jessica Amaris, assistente editorial de Total Beauty.

Empezaron esta técnica después de renunciar a todos sus productos de belleza, a excepción de Mother’s Dirt AO+ Mist un aerosol probiótico vivo que promete restablecer las bacterias buenas de la piel, por lo que no debes ducharte más.

Debían rociar su cuerpo al menos una vez al día, después de hacer ejercicio o antes de ir a dormir, para poder reducir el uso del agua.

Las reglas del experimento fueron bastante duras, no podían entrar en baños, duchas, bañeras hidromasajes ni piscinas. Además, tampoco podían usar jabón de manos, champú, champú en seco, loción, toallitas húmedas, bálsamo para labios, ni cualquier otro producto que toca la piel o el cuero cabelludo. Aunque sí podían utilizar el Mother’s Dirt AO+ Mist para enjuagarse la cara, las axilas o las ingles con agua. Esto fue duro para una pareja que trabajaba en el sector de la belleza.

“Se necesitan semanas para que los microbios beneficiosos colonicen y prosperen” explica Provost. “Para ayudar a acelerar el proceso, se deben eliminar todas las variables que puedan poner en peligro a estos microbios, incluyendo productos de belleza convencionales y elementos que contienen conservantes y propiedades antibacterianas” añade Provost.

En la cronología del mes sin ducha, Provost admite que la pareja ya olía bastante mal desde el segundo y tercer día, y hasta llegaron a sentir asco. Amaris es una fuerte deportista, así que al cuarto día olía muy mal.

Sin ducharse

Los resultados del experimento

Después de un més de soportar las quejas de sus seres queridos, acabaron el experimento. Lo que descubrieron al final del proceso fue realmente intrigante. Al principio Amaris sufrió un caso importante de acné quístico, pero al final su piel lucía mejor que al principio, no tenía ni una sola mancha. En cuanto a Provost, experimentó una fuerte caspa y grasa en el pelo, pero todo desapareció una vez que comenzó a usar el champú de nuevo, su piel se veía mucho más fina y más lisa.

Es increible como cambiando los hábitos de belleza podemos llegar a conseguir estos grandes beneficios. No hace falta que estés un mes sin ducharte, pero puedes empezar a usar productos que no dañen tu piel. El resultado no se hará esperar.

Fuente: Good Housekeeping. Traduccion y adaptación por Ohyeea