Madre pregunta a hijo por qué su esposa no tiene la casa limpia. Su respuesta ha animado a esposas de todo el mundo

“¿No te molesta que Mel no tenga la casa más limpia?”

Para mucha gente, sus padres crecieron en un mundo completamente diferente del que ellos viven.

Para muchos, en la generación del baby boom, se esperaba que la esposa cuidara de los niños y tuviera la casa limpia mientras el marido era el que se ganaba el pan de cada día.

Esa era la expectativa para la madre de Clint Edwards que es nació durante el baby boom. Motivo por el que su madre le preguntó si le molestaba que su esposa no tuviera la casa más limpia.

Su madre no se equivocaba. Su casa está normalmente llena de platos en el fregadero y hay evidencias de que los niños han estado correteando por toda la casa.

La casa de Edwards definitivamente no está tan limpia como la casa de su madre, pero eso no era algo en lo que antes hubiera pensado mucho.

Edwards publicó esta foto con el siguiente texto para responder a su mandre:

“Hace unas semanas estaba charlando con mi madre por teléfono cuando dijo:

“¿No te molesta que Mel no tenga la casa más limpia?”

Era Sábado. Yo me encargaba de los platos. Honestamente, no sabía qué decir. Mi madre no lo dijo de forma antagonista ni nada. Era más por curiosidad.

Ella, obviamente, había notado que nuestra casa no estaba muy ordenada. Pero no era sólo trabajo de Mel limpiarla. Veo nuestro matrimonio como una sociedad, así que la limpieza es tanto responsabilidad mía como suya. Admito, no obstante, que a menudo hay desorden, platos en el fregadero, y proyectos de arte a medio terminar. También admito que no está tan limpia como la casa de mi madre, pero eso no me molesta. De hecho, ni siquiera es algo en lo que piense.

En realidad no sabía cómo responder a mi madre, así que me sentí desconcertado. Nunca supe qué decir en momentos como este. Pero pensándolo, creo que la percepción de mi madre de nuestra casa refleja la época en la que ella creció.

Ella es parte de la generación del baby boom. Yo no conocía a mi padre tan bien, pero recuerdo que me dio su consejo sobre escoger a una esposa: `Ve a su casa de forma inesperada. Observa cómo está todo. Puedes saber todo sobre una mujer con sólo ver cómo tiene su casa.´ Creo que la preocupación de mi madre por tener una casa limpia tiene mucho que ver con ella intentando satisfacer las expectativas de su juventud.

Pero el caso es que, al contrario que mi padre, yo no pensaba en tener una casa limpia cuando me casé con mi esposa. Pensaba en lo mucho que me gustaba lo que ella tenía que decir. Pensaba en cómo me hacía sentir. Pensaba en lo mucho que sonreía. Eso me gustaba. Pensaba en su dulzura y en que parecía ser el tipo de madre que quería para mis hijos.

Tras unos instantes intentando encontrar las palabras correctas, finalmente dije:

No me casé para tener una casa limpia. Lo hice porque ella me pareció alguien con quien podía pasar el resto de mi vida.

Silencio.

Puse los platos en el lavavajillas. Finalmente mamá dijo: Bueno… probablemente eso es más importante que una casa limpia.

“Sí,” dije, “eso creo.”

¿Qué te parece la respuesta de Edwards?

Fuente: Love What Matters Adaptación Ohyeea

Loading...