Internet puede guardar todo el saber de la humanidad entre sus páginas, pero no debemos negar que sentimos predilección por sus chistes e historietas de humor.

La siguiente historia lleva un tiempo pululando por Internet divirtiendo a sacros y profanos. Esperamos que disfrutes con ella.

Está muy oscuro aquí dentro…

Un niño de 9 años vuelve a casa antes de lo previsto y encuentra a su madre con un hombre que no conoce en la cama. Sin darle más importancia y como parte de sus juegos, se esconde en el armario sin que lo vean.
No pasan ni dos minutos cuando su padre llega a casa y el amante se esconde en el armario sin percatarse que dentro estaba el niño.
Mientras la madre disimula fuera, el niño dice al desconocido:

-Está muy oscuro aquí dentro.
-Si, así es. – el hombre contesta sorprendido
-Tengo un balón de fútbol – dice el niño
-Ah, muy bien.
-¿Quieres comprarlo?
-No, gracias. – contesta el hombre
-Mi padre esta ahí fuera…
-De acuerdo, ¿cuánto pides? – contesta de nuevo el adulto enfadado
-“500 Euros” dice sonriente.
-¡¡500 Euros!! …de acuerdo” – Acepta el hombre resignado.

Unas semanas mas tarde sucede de nuevo lo mismo, y el niño y el amante se encuentran escondidos en el armario.

chiste-negocios-2
– Está muy oscuro aquí dentro – comienza de nuevo el niño
– Si, así es. – dice el amante de mala gana.
– Tengo unos guantes de portero.
– ….¿Cuánto pides por ellos?” – pregunta de mala gana
– “500 Euros”
“De acuerdo” vuelve a entonar el hombre con más enfado aún que la primera vez

Pocos días mas tarde, el padre le dice al niño:

– Trae tu balón y los guantes de portero, y vamos fuera a jugar un rato.
– No puedo, los he vendido. –
contesta el niño.
– ¿Si, por cuánto dinero?
– 1000 Euros –
dice orgulloso
– Es terrible aprovecharse de un amigo… Ese precio es exagerado y no debes timar a tu amigos –
explica el padre – Vamos a la iglesia para que te confieses y luego a devolver el dinero”.

Juntos se dirigen a la iglesia, y una vez allí el padre mete al niño en el confesionario.

– Está muy oscuro aquí dentro –
– ¡No empieces de nuevo, que ya nos conocemos!

chiste-negocios-4

Fuente: La voz del muro