No corras detrás de un hombre que ya sabe dónde estás ¡No mendiges su amor!


La primera norma que debes aprender para empezar a respetarte como mujer, es que no debes preocuparte lo más mínimo por aquellas personas que no se preocupan por ti. Es importante que te conozcas a ti misma y que antepongas tu felicidad a la de los demás.

Así que no vayas mendigando pedazos de amor, porque el amor no se mendiga, se regala. Y si ese hombre no es capaz de hacerlo, es que debe estar dentro de tu vida. La indiferencia es la muestra más clara de eso que no es amor, por eso no deberías correr detrás de un hombre que no mueve un dedo por ti. Si realmente quiere mostrarte sus sentimientos, hallará la forma de hacerlo, si por el contrario no lo hace, no vale la pena ni que busques explicaciones.

No seas injusta emocionalmente contigo misma, acepta el amor completo de las personas que te lo regalan, pero no aceptes el amor de unas horas de ese hombre al que no le importas. El amor debe tener un equilibrio y mostrarse de una forma perseverante, si te van a querer a ratos es mejor que no te quieran.

Tú vales más de lo que te han hecho creer

Normalmente cuando una persona te ha tratado con indiferencia durante un período largo de tiempo, tiendes a pensar que quizá el problema es tuyo y que realmente no eres esa persona tan increíble que te pensabas. Pero eso no es cierto. Alejate de esos pensamientos. El problema lo tiene el otro y no tu. Valórate como lo hacías antes, quiérete por como eres y no por como los demás quieren que seas. Pon por encima de todo tus necesidades afectivas y no dejes que te las pisen. Solo cuando mantengas ese equilibrio en tu interior, podrás encontrar esa persona que te hará realmente feliz.

No te vuelvas loca buscando, deja que te encuentren

Piensa que quien algo quiere algo le cuesta, y cuando alguien realmente está interesado en ti, es capaz de cruzar el mundo para encontrarte y estar contigo. Arrastrarse detrás de alguien y rebajarse por él, solo hará que pierdas tu equilibrio interior y que empieces a no sentirte bien contigo misma. Una relación es cosa de dos, cuando se empieza faltando a esta premisa, la relación está condenada al fracaso. Si sientes que estás dando más en esa relación y que estás sufriendo, es mejor que la frenes cuanto antes. Continuar solo hará que después te cueste más recuperarte.

Si no te valoran, aléjate de ese lugar

Si el desinterés por ti empieza a notarse de manera continuada, si los desprecios afloran en vuestra relación y si estás empezando a sentirte mal contigo misma, aléjate de esa relación. No debes regalar tu presencia a alguien que te regala su ausencia. Esto solo te llevará a que tu autoestima quede dañada, y los problemas de este calibre son muy difíciles de solucionar.

Así que, si no quieres acabar sufriendo más de lo que probablemente estás sufriendo ahora, evita este tipo de personas, por muy doloroso que sea. Aprender a anteponer tu propia persona por encima de esa a la que quieres (pero que no te hace bien) es un paso enorme y difícil que te hará ser mucho más feliz. Sonríe al espejo cuando te mires en él y deja que llegue a tu vida esa persona que hará sacar lo mejor de ti.