Las mascotas llegan a ser un miembro más de la familia y su pérdida es igual de dolorosa que la perdida de un familiar.

Los animales son verdaderamente extraordinarios y llegan a ocupar un gran espacio en el corazón de sus amos. Son fieles y siempre están esperando tu llegada, les encanta pasar tiempo contigo y demostrar el amor que sienten por ti. Se va creando una gran unión y es por eso que sólo la idea que algún día partirán te rompe el alma.

Te viene a la cabeza los primeros momentos en casa, sus lugares favoritos para dormir, lo que más le gustaba comer. Y cuanto más compartes con un animal, más te das cuenta de lo incondicionales que son, del alma tan pura que pueden llegar a tener y que en muchas ocasiones, lo que ellos te ofrecen, no te lo dará nadie más.

Si has tenido una mascota o la tienes sabrás que hay en momentos en los que sólo les falta hablar, porque se saben expresar y darte a entender lo que quieren o lo que sienten. Así que cuando toca despedir a una mascota es igual, o aveces más doloroso que perder a un conocido o familiar.

Son muchas las familias que deciden tener un animalito en casa y convertirlo en uno más de la familia.

1. Dices adiós a un amigo fiel. Aquí algunos ejemplos:

Los días seguidos de su partida son de duelo y tienes que vivirlos. No será fácil, pero es un proceso. En algunos estudios realizados han confirmado que muchas personas estaban más satisfechas con la relación que tienen con sus mascotas que con cualquier otra persona.
Ellos te dan comodidad, amor incondicional, sientes mucha paz, cariño y verdaderamente esto cuesta mucho de encontrar en cualquier persona.

Fotógrafo Ross Taylor

Jennifer, la que está a derecha, está devastada y hundida en la tristeza, ya que su gato está muriendo de cáncer. Jennifer dice sentir un gran pesar en su corazón y que lo amara toda la eternidad.

Al lado también se encuentra su amiga Ruby quien dijo que no dejaría a su amiga pasar por esto sola.

2. Echas en falta la vida que tenías con tu mascota.

No recuerdas cómo era la vida antes de tener a tu mascota y se te hace cuesta arriba vivir sin ella. La vida la habías acondicionado para darle el amor y los cuidados necesarios, los paseos por el parque, las tonterías que hacían juntos, esos momentos en los que solo tú sabías lo que quería. Extrañas esas caricias y esa felicidad que demandaba a la hora de tu llegada a casa, extrañas acariciarle y dormir con el.

Fotógrafo Ross Taylor

En esta foto esta Juliet Rubio acostada junto a su perro que está a punto de morir.
Ella llora mientras dice: “Siempre me sentí segura junto a ti, odio que esto esté pasando, te amo y pronto volverás a ser feliz”.

3. Te sientes angustiado por un dolor que muchas personas no entienden.

Es un dolor difícil y en ocasiones las personas que te rodean son incapaces de entender por lo que estás pasando. Ese vacío que deja tu mascota en casa será imposible de sustituir, recordarás todos esos momentos maravillosos que te hizo vivir.

Esta situación la entenderán sólo las personas que ya han pasado por lo mismo y sabrán que no es una tontería lo que estás sufriendo.Ya que te sentirás poco comprendido por los demás.

Fotógrafo Ross Taylor

Este momento fue muy duro para Wendy Lehr, su perra estaba muriendo y esos fueron los últimos instantes juntas. Estaba abrazándola mientras sufría y en el momento de un un silencio ya sabía había fallecido. Entre lamentos y lágrimas le decía que su vida ya nada sería igual sin ella.

4. La culpa siempre te invadirá, pensando si hubieras tenido que hacer algo más.

Este es un sentimiento que acecha a muchos, pensar si hubieras podido hacer algo más para alargar su vida, si actuaste tarde o no hiciste las cosas como las harías ahora. No debes de sentir esa culpa ya que hiciste todo lo que estuvo a tu mano y tomaste las mejores decisiones para el.

Lo único que ahora te hace sentir un poco mejor es saber que ya no está sintiendo dolor y esta descansando. Pero nunca nadie ocupara su lugar en tu vida.

Fotógrafo Ross Taylor

“Hice todo lo que estaba a mi alcance, pero me dijeron que ya no se podía hacer nada más, le había llegado su hora”… dijo Karina desconsolado por la pérdida de su perrito. A su lado está su hermana Kimberly intentando ser de ayuda en estos momentos tan dolorosos.

5. La unión que tenías con tu mascota no la tendras con nadie más.

La unión que tenías con tu mascota será muy difícil de sentirla con alguien más. Ellos verdaderamente llegan ser parte de la familia y su pérdida es igual de dolorosa que si hubiera fallecido otra persona de la familia. Las mascotas llegan y te ayudan a sentirte más acompañado, más amado y más seguro.

Su partida puede ocasionar mucho estrés y en ocasiones depresión.

Fotógrafo Ross Taylor

En la foto puedes observar a la perrita Coco y a su dueña, quien está derrumbada y decía:

“Ella siempre ha sido mi amiga fiel, nunca me ha abandonado y ahora mi alma no aguanta su partida”.

Junto a ella está su marido y la veterinaria apoyándola en este momento de dolor.
Fotógrafo Ross Taylor.

Ross Taylor, es un fotógrafo que se dedica a capturar eso momentos tan difíciles, momentos de decir adiós y de mucho dolor. Él comparte las historias y las experiencias vividas de sus dueños.


¡