Si eliges con rapidez un elefante sabrás algo de tu espiritualidad que debes saber


Son cada vez más comunes los juegos de personalidad, en los que la persona debe escoger una fotografía que le describe rasgos de su persona que posiblemente no sabía, ya que no se ven a simple vista. Hoy vamos a jugar con elefantes, uno de los animales sagrados para algunas culturas. ¿Qué elefante es el que te llama más la atención? ¡Escoge uno y lee a continuación!

1. Eres una persona muy tranquila y tienes mucha armonía

Te desvives por vivir en paz contigo misma y sobre todo encontrar ese equilibrio que a muchas personas les falta. Además, te caracterizas por ser una persona muy tranquila y que no le gustan las grandes aglomeraciones de gente, por eso es común verte en sitios relajados y si puede ser donde reine el silencio, mejor. Normalmente te cuesta mucho exteriorizar tus sentimientos y aquello que te genera malestar, eso es importante que lo trabajes. Aprende a confiar más en aquellos que te rodean.

2. Eres una persona muy perfeccionista

Esto puede ser tanto una virtud como un defecto. Te encanta llegar a la perfección en el trabajo, en casa, con tus amigos… pero esta obsesión puede traerte más de un problema. Está muy bien que te guste tenerlo todo controlado, pero será mejor que empieces a relajarte un poco si no quieres sufrir estrés. Además, tienes todas tus ideas muy claras y no te gusta que te lleven la contraria, eso también puede hacerte tener discusiones. Lo que debes hacer es aceptar que tu opinión no es la única válida en el mundo, existen tantas como personas. Cuando creas tener razón, no te obsesiones e intenta mirar las cosas desde todas las perspectivas.

3. Eres una persona muy organizada

Te gusta tenerlo todo bajo control, y cuando algo se te escapa lo pasas realmente mal. A parte de eso, también eres muy precavida, lo que te hace siempre tomar buenas decisiones, aunque a veces sin arriesgarte demasiado. Te preocupas demasiado porque todo tu mundo esté seguro y eso no te deja disfrutar al máximo de tu vida. Tienes miedo a los cambios y eso te hace estar demasiado tiempo pensando en cómo será tu futuro, sin pensar en que debes disfrutar del presente. Así que eso es lo que debes hacer, dejar tus pensamientos a un lado y disfrutar el hoy, poco a poco verás como tus preocupaciones van haciéndose cada vez más pequeñas.

4. Eres una persona muy soñadora

Lo que más te describe como persona es tu dinamismo. Te encanta estar todo el día ocupada haciendo cosas y no puedes estar sentada en el sofá más de 2 horas seguidas. Además, te encanta estar rodeada de gente y conocer cosas nuevas. Pero una vida tan movida puede llevarte a tener problemas en un futuro, empieza a relajarte un poco y combinar tu vida con otro tipo de actividades más relajantes, puedes empezar a hacer yoga algún día a la semana o ir a hacerte masajes. Verás como tu cuerpo agradece esos pequeños momentos de parón.

5. Eres una persona muy sensible

Idealizas el amor hasta el punto de querer encontrar esa pareja que solo existe en las películas. Te encantan los romances y vivir tu vida como si no hubiera mañana. Eso te lleva a querer siempre encontrar a personas que te protejan, pero debes aprender que amándote a ti misma por encima de todo no necesitarás a nadie más. Además, tienes una forma de ver la vida tan personal, que muchas veces te sientes incomprendida por los que te rodean. Pero no debes cambiar por nadie, persigue tus sueños y hazlo siempre siguiendo tus principios y valores.

6. Eres una persona muy leal

Siempre estás mirando por los demás, que no les pase nada y que siempre estén lo mejor posible. Eso está muy bien, ya que te lleva a estar siempre rodeada de gente, pero también debes mirar un poco por ti. No te dejes guiar tanto por tus sentimientos bondadosos hacia los demás, y céntrate un poco en tu persona. El problema está en que siempre das mucho por los demás, y la mayoría de las veces no recibes lo mismo a cambio. Así que debes poner punto y final a estas situaciones.