Desde pequeños vamos asimilando e interiorizando hábitos que quedarán grabados y guardados en nosotros y que nos harán actuar y tener una personalidad u otra. Por lo tanto, los hábitos son las maneras de comportarse repetitivamente que tiene una persona ante un hecho, una pregunta, un conflicto o una situación. Se van creando sin darnos cuenta y la repetición de esa conducta, nos lleva a la creación de un hábito. Y de esta manera, ¿cuantos hábitos que no nos convienen hemos creado a lo largo de nuestra vida? Por eso, es bueno preguntarse ¿Podemos cambiar algunos aspectos de nuestra realidad, para llegar a asemejarnos más a esa persona que queremos ser?

Se ha estudiado que, en estos últimos tiempos, ha habido el nacimiento de nuevas neuronas en el cerebro humano. Cada vez poseemos más neuronas dispuestas a pensar como les enseñamos nosotros mismos, por lo tanto, nuestro cerebro tiene la capacidad para hacernos despreciar aquellos aprendizajes que no nos han dejado evolucionar para mejorar, y potenciar aquellos que nos han ayudado a progresar.

Debes saber que estas nuevas neuronas están dispuestas a aprender y crearán infinidad de hábitos nuevos. Y eso te hará adquirir unos hábitos saludables, tener unas reacciones mucho más equilibradas y tener el poder de cambiar las conductas que son dañinas para ti.
No queremos decir que cambiar sea fácil, ni rápido. De hecho, se ha estudiado que se necesitan 66 días para asentar nuevos hábitos en tu vida. Solo debes entrenar tu mente y seguir esta serie de premisas que te ayudarán a deshacerte de esos malos hábitos que has interiorizado:

1. No perder la esperanza. Ser perseverante y tenaz
2. Que lo que deseas instaurar tenga relación con tus valores
3. Fuerza para poder volver a empezar cuando te sientas dolida
4. Autodisciplina para poder seguir y no dejarlo antes de cumplirlo

Lo más importante, es creer en ti. Haber interiorizado profundamente que eso que quieres cambiar no es bueno para tu vida y no te está dejando ser feliz. Una vez lo hayas hecho, empezarás a notar pequeños cambios que te harán visualizar tus pequeños pasos y progresos. No hemos venido a esta vida a sufrir y mucho menos a conformarnos, por eso, coge las riendas de ti misma, guíate tú y no te dejes manipular por nadie. Aprende a ser feliz, conociéndote a ti misma. Despójate de todo aquello y aquellos para los que seas una mera opción y no una prioridad y vive cada día como si fuera el último. Eres demasiado importante como para vivir una vida soñando, así que sal ahí fuera y empieza a hacer tus deseos realidad. Y sobre todo, nunca dejes que nadie te diga que eres incapaz de hacer algo. ¡Si quieres, puedes!

¡Amamos escribir para ti y que te sientas bien! Si le das “Like” nos vemos en Facebook… Gracias por estar aquí